+34 605 979 390 carlos@cvrealestate.es
Seleccionar página
La nuda propiedad

Carlos Vallejo

15/05/2022
La nuda propiedad es el derecho de una persona sobre un bien, siendo la propietaria. Sin embargo, este derecho no implica el disfrute del bien. Este derecho se define como usufructo, que permite a una persona habitar una vivienda que no es suya. Ambos derechos suelen confluir en un mismo sujeto. Así, cuando se compra una vivienda, generalmente se obtienen ambos, el pleno dominio, siendo a la vez nudo propietario y usufructuario. Sin embargo, no siempre es así, ya que en ocasiones estas figuras jurídicas se presentan divididas.

Herencias.

Pensemos en las herencias. Cuando los hijos reciben una vivienda de, por ejemplo, su padre fallecido, obtienen la nuda propiedad, pero el usufructo sería del cónyuge. De este modo, el viudo o viuda podría disfrutar de la casa mientras dure el usufructo, que será vitalicio o temporal según conste en el testamento. El hecho de que los hijos estén privados del usufructo no significa que la casa no se pueda vender, pero deben acordarlo con el usufructuario, dado que su derecho es intocable. Otra posibilidad es que se compre el derecho de usufructo al que lo posea, puesto que sin él no podrá vivir o alquilar la casa hasta el vencimiento o fallecimiento del usufructuario.

Transmisión de derechos.

De un tiempo a esta parte, vemos cómo ha aumentado el número de anuncios de viviendas en venta que matizan en la descripción del inmueble que la operación de venta se circunscribe únicamente a la figura de la nuda propiedad. Se trata de una fórmula para tener liquidez de la que se aprovechan cada vez más personas mayores que carecen de familiares directos y que ostentan el pleno dominio sobre una propiedad. Gracias a la transmisión de este derecho, el vendedor se queda con el usufructo, asegurándose un techo hasta su fallecimiento. Además, por medio de esta operación, el usufructuario dispondrá de ingresos extra con los que completar su pensión para procurarse una mejor calidad de vida.

Uno de los motivos por los que este tipo de transmisiones no son más comunes es porque la mayoría de los interesados en comprar lo hacen con la vista puesta en residir en la vivienda. Sin embargo, para el comprador que no tiene prisa por mudarse es una gran opción, puesto que estas viviendas tienen un precio por debajo del mercado. Es por ello que esta clase de adquisiciones suele estar protagonizada por perfiles inversores, sobre todo, fondos y SOCIMI.

Categorías: VIVIENDA
Etiquetas:

Contenido relacionado

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This